La verdad es que ha estado muy bien. Una pasada, lo malo es que no todos los que iban sabían ingles y es una faena. Pero esta guay, los precios mucho mejor de lo esperado, la gente creía que serían super caros y no. Y poder probar los productos ha estado genial.