Claro que me gustaría serlo. Tal vez en mi pequeña ciudad se podría dar uno