Transcurría el año 2018, en este año necesitaba renovar mi teléfono celular debido a que los dispositivos con los que contaba en aquel momento ya se estaban quedando obsoletos, las aplicaciones cada vez eran más exigentes en cuanto a requerimientos de hardware, se necesitaba un buen procesador y una buena cantidad de memoria RAM, además de que el almacenamiento de mi celular se estaba quedando corto por lo que ya era urgente dicho cambio.
La marca Xiaomi llegó a mi vida en el mes de octubre del 2018, siempre he sido un fanático de la tecnología y por lo tanto, me gusta ver reviews de Smartphones en YouTube, razón por la cual mis recomendaciones en esta plataforma siempre son relacionadas a ese tipo de contenido, repentinamente comencé a darme cuenta de que muchos de los creadores de contenido a los que yo seguía subían vídeos recomendando y elogiando a una marca debido a su relación calidad - precio, como podrán adivinar, dicha marca es Xiaomi.
Después de esto comencé a observar aquellos vídeos en donde se recomendaba ampliamente el Redmi Note 5, dispositivo de gama media e incluso me atrevería a decir media - alta, que por su precio era un Smartphone que era obligatorio comprar debido a la gran cantidad de ventajas que ofrecía al consumidor. Debido a malas experiencias con los últimos dispositivos de las marcas más conocidas en México y además debido a las recomendaciones por parte de las reseñas que vi, no lo pensé dos veces y compré el Redmi Note 5 por medio de Amazon.
Una vez que se realizó mi pedido, estaba bastante ansioso por tener dicho teléfono en mis manos, ya quería probarlo y comprobar si realmente era tan bueno como todos decían, el dispositivo fue ordenado en un periodo donde se realizan muchos pedidos, por lo que el envío se retraso un día y debido a esto las ansias que tenia eran cada vez más grandes. Fue un 19 de noviembre cuando por fin tuve en mis manos el Redmi Note 5, aquella sensación de alegría que sentí al desempacar el dispositivo es indescriptible, recuerdo muy bien que quede bastante asombrado con el diseño ya que me pareció un teléfono muy bien construido y con una apariencia que no se parecía en nada a un smartphone de gama media, sino a uno de gama alta.
Lo anterior fue sólo el comienzo, puesto que cuando lo encendí y comencé a configurarlo obtuve una mejor impresión aún, comúnmente los sistemas operativos personalizados basados en Android tienen varias desventajas o no son totalmente de mi agrado, pero en cuanto comencé a utilizar MIUI esa opinión cambió completamente, se sentía un sistema bastante robusto, no se alentaba y la interfaz de usuario como los efectos de sonido de MIUI 10 eran increíbles; además mi experiencia con las aplicaciones que más utilizaba fue totalmente fluida, podía abrir varias aplicaciones y regresar a ellas sin que se cerrarán por falta de memoria RAM. A partir de este momento fue cuando me volví totalmente un fanático de la marca, la cual siempre ha sido considerada al momento de comprar dispositivos tecnológicos por la tremenda calidad que ofrece a sus usuarios, llegando incluso a recomendarla a mi padre, quien posteriormente adquirió un Redmi Note 6 Pro, el cual también es excelente.
Después de un mes y debido a la grata experiencia que me dejo el Redmi Note 5, consideré comprar la Mi Band 3 la cual me ayudaría a tener una estilo de vida más saludable y ofrecía otras funcionalidades interesantes como poder ver las notificaciones, resistencia al agua, medición del ritmo cardíaco, entre otras; fue así que éste wearable por medio de la tienda oficial de Xiaomi en MercadoLibre y de la misma manera que con el Note 5, la Mi Band 3 cumplió todas y cada una de mis expectativas, a tal grado que no puedo comenzar mi día sin ponérmela.
Esta es mi experiencia con la marca y mi historia de cómo es que la conocí y además cómo se hizo una de mis marcas favoritas gracias a que es una compañía que aprecia a sus consumidores y trata de siempre ofrecerles lo mejor por su dinero.