Madremía lo que ha aguantado el Note 4 y el Redmi 3S