Una vez cambiado, ya no se puede volver a cambiar.