Nada que hacer, lo siento. Empezar de nuevo es lo único, por cierto, espero no fuera nada el problema familiar