Ahora mismo es un terminal redondo, habrá que ver también cómo lo trata el tiempo y la propia Xiaomi con el desembarco de Miui 10 y la política de actualizaciones. Aún así cuando se hacen las cosas bien hay que reconocerlo.