Pero me sentí extraña al escuchar mi voz muy robotizada