No me tiran los portátiles demasiado, al final acaban anclados a la mesa de trabajo para lo cuál finalmente prefiero uno de sobremesa. Pero pinta bien, muy bien...