Es una apuesta arriesgada. Los portátiles solo cuentan con la movilidad, pero el mercado de los smartphones y tablets cubren el nicho y su falta de potencia no reemplaza a los desktops. Los comentarios que preceden señalan eso, pero sigue existiendo un nicho y para este, es una buena opción.