Tampoco es que me vaya la vida en una bolsa. Vamos a ser serios, jaja.