Muy bueno, compañero. La próxima haces el paseo pero pegado al ventanal y ya te quitas el vértigo de un plumazo.