No nos pongamos melodramáticos o esto va a ser peor que una telenovela donde llora hasta el apuntador y el cámara ... La verdad que una pasada de experiencia, enriquecedora y única. Es verdad aquello de ya ninguna Navidad volverá a ser igual después de esto...