Una tarde brutal, aunque no me pongáis en los créditos finales jajajajajajajajajaja