oh qué pena, yo no puedo