La de la araña del Guggenheim es tremenda.